FORMAS DE QUITAR EL ÓXIDO CON ÁCIDO OXÁLICO » Pasos a seguir

El ácido oxálico es un compuesto que se puede utilizar en varias formas, y una de sus aplicaciones es para quitar el óxido de diversas superficies.

Se ha comprobado que este compuesto es altamente efectivo para remover el óxido y sin dañar la pieza que está siendo tratada.

Cómo quitar el óxido con ácido oxálico

Antes de comenzar a realizar el proceso para remover el óxido a un determinado metal, necesitas preparar una solución que contenga ácido oxálico en la proporción correcta, utilizando todos los equipos de protección personal necesarios para así no tener riesgo de sufrir ningún accidente.

La persona debe utilizar guantes, mascarilla y lentes protectivos, si va a preparar una solución casera de ácido oxálico.

Este procedimiento es altamente efectivo para cualquier superficie, como tuberías, encimeras de cocina, herramientas, y cualquier otro objeto que esté oxidado.

Procedimiento a seguir

remover oxido acido oxalico

Lo primero que se debe hacer es una limpieza a la superficie oxidada con agua y jabón, para eliminar cualquier rastro de partículas y polvo para que pueda ser tratada más fácilmente.

El segundo paso será preparar la solución para quitar el óxido. El ácido oxálico por lo general es comercializado en forma de polvo o cristales, en un determinado nivel de concentración, aunque por lo general es en 85%.

Por consiguiente, se deberá agregar 100 gramos de ácido oxálico a un litro de agua, para preparar una solución que proporcione buenos resultados. Esto se debe hacer preferiblemente en una cubeta que no vaya a ser utilizada para cualquier otro propósito posteriormente.

Si las piezas a las cuales se les va a remover el óxido son pequeñas, se pueden introducir en la cubeta, pero si se trata de una superficie grande se debe rociar la solución utilizando un espray.

Es necesario esperar que el ácido reaccione con la superficie por un lapso de 2-3 horas.

Posteriormente, se deberá enjuagar la superficie con suficiente agua para así remover el óxido. Luego, debe secarse muy bien para así evitar que vuelva a oxidarse.

Para que la superficie permanezca más tiempo sin óxido, se puede agregar una capa de grasa o de vaselina, como método de protección.

Ventajas de usar el ácido oxálico para quitar el óxido

El ácido oxálico es un compuesto muy utilizado para remover el óxido porque tiene una serie de ventajas sobre los otros químicos que tienen la misma aplicación, como por ejemplo sobre el ácido acético, que también es utilizado como removedor de óxido.

Fácil de comprar

El ácido oxálico está fácilmente disponible en cualquier tienda de suministro de productos químicos local, y no se necesita de ningún procedimiento previo para poder hacer la compra.

Económico

Una de las ventajas de utilizar el ácido oxálico entre las formas para quitar el óxido, es que no representa un gasto excesivo porque por lo general es un producto económico.

Además, como viene en varias presentaciones la persona puede comprar exactamente la cantidad que necesita o un aproximado, lo que contribuye con el ahorro.

No daña la superficie

Las superficies que están oxidadas pueden ser tratadas de manera efectiva con este compuesto, sin correr el riesgo de que se vaya a desgastar ni que se vaya a dañar por acción del ácido.

Esto también puede aplicar para las piezas que tienen pintura, ya que el ácido oxálico logra remover el óxido sin quitar la pintura.

Efectivo

El ácido oxálico ha demostrado ser muy efectivo para remover el óxido de una manera muy sencilla, y sin necesidad de someter a la pieza o superficie a ningún pretratamiento.

De hecho, por este motivo es que muchos productos removedores de óxido comerciales lo tienen como uno de los ingredientes principales, por su buena acción y excelentes resultados.